“Cansados de vivir una rutina donde la tarea de buscar trabajo se convirtió en una pesadilla, decidimos emprender un sueño que llevaba rondando nuestras cabezas desde hacía ya algunos años.

Pero en la ciudad en la que vivíamos era muy complicado llevar a cabo nuestra idea, por lo que decidimos venirnos a Logroño a hacerla realidad, descubriendo al final que los problemas eran los mismos, pero ganamos en calidad de vida, al menos…

Después de muchas trabas, estafas, engaños, problemas burocráticos, técnicos y económicos, conseguimos abrir al público aquello en lo que soñábamos, un espacio donde tuvieran cabida las Artes Escénicas y Circenses como herramienta educativa y de ocio, o lo que es lo mismo nuestro ChiquiCirco.

Después de un año trabajando muy duro para darnos a conocer, seguimos luchando por lo que más nos gusta, la diversión, el ocio y la educación no formal en un solo espacio, con el Circo y la Magia como trasfondo.

No está siendo fácil, pero sí es muy gratificante recibir sonrisas de los más pequeñ@s y el reconocimiento de los más mayores, por lo que nuestra lucha no terminará aquí. Siempre que nuestros sueños nos acompañen y antecedan nuestros pasos estaremos motivados."