¿Cuál es tu talento y
cómo lo compartes?

Cuando somos niños, tenemos millones de talentos al alcance
de la mano, todo el rato, que con el tiempo, crecerán o no, en función de muchas
variables. En una situación cualquiera, una tarde, en un parque, un grupo de niños
juegan con la pelota, otros corren y se esconden detrás de los árboles
inventando historias, otros enloquecen con los columpios y otros juegan a los
instrumentos con una pala y un cubo, un paseo de la mano con mamá, otros miran,
leen, un libro con dibujos o letras y otros… y otros tantos.

Desde que los niños son muy pequeños, existe una tendencia
por castigar y corregir comportamientos utilizando las actividades que más
disfrutan como moneda de cambio: “si no te portas bien, no vuelves a jugar con
la pelota”

Ayer conocimos de cerca la Escuela O Pelouro, y nos encantó el concepto de escuela en el Niño y cuyo modelo psico-socio-pedagógico se convierte en vehículo propicio para la integración saludable.   

A medida que
crecemos, el entorno nos condiciona y las preguntas más fáciles se convierten
en las más complicadas. ¿Cuál es tu talento? Déjame que lo piense, y
probablemente aún pensándolo, no sepa contestar. Un  niño sería capaz de contestar al segundo “quiero
ser futbolista” “quiero ser camionero, fontanero” “quiero viajar al espacio” sin
importar lo fácil o difícil que sea, lo rentable y lo loable que pueda llegar a
ser.

Los adulos estamos tan condicionados por la sociedad y por
nosotros mismos que a veces podemos llegar a ser nuestro peor enemigo y por eso,
es fundamental, preguntar y preguntarse, y crear espacios de confort en los que
la respuesta salga sola.

Ayer tuvimos la oportunidad de reflexionar y compartir un ratito de la tarde en Pontevedra con las personas, las grandísimas personas, que han puesto en marcha el Espacio Arroelo, un espacio de coworking con mucho alma y la iniciativa Colabora 15. ¡¡GRACIAS!!