“Cuando comenzamos nuestra andadura en el verano de 2012 no sabíamos qué nos encontraríamos, pero si a donde queríamos ir.

Inicialmente la idea de Galdoo era construir una plataforma híbrida entre directorio de empresas y opiniones, combinada con una plataforma de solicitudes de presupuestos online, apostando que  las relaciones en internet podrían abrir un gran mercado. Al principio nos costó bastante el plantear la idea y darle forma,no ya por el propio proceso constructivo de la plataforma, si no por nuestra inexperiencia en el mundo empresarial. Tuvimos que aprender todo por nuestra cuenta, debido a que ambos proveníamos de sectores educativos (Ciclos Superiores del sector de la informática y de la automoción), que como veréis más tarde no tienen grandes conexiones con lo que sería finalmente la actividad final de la empresa. Después de casi dos años desarrollando el plan de empresa, estudiando el mercado nacional, y realizar los desarrollos necesarios, teníamos la plataforma lista, aunque más tarde descubrimos que no supimos enfocarlo correctamente para encontrar los apoyos económicos necesarios.

Después de buscar clientes por nuestra cuenta y con métodos tradicionales, decidimos optar por el plan B de nuestro negocio, enfocar la actividad hacia actividades en las que podíamos aprovechar ya nuestra experiencia, que inicialmente eran el diseño web, y nuestros conocimientos de marketing, desarrollados para nuestra propia plataforma idea de negocio.

Así nos centramos cada uno en lo que más nos apasionaba, en el caso de David, mi socio, profundizó y encontró su pasión en los aspectos gráficos y visuales, alcanzando un gran nivel en sus trabajos, a través de formarse a si mismo, observando y practicando.

Yo me centré en aprender los aspectos más administrativos y económicos, así como la interpretación de datos y el entendimiento de como funciona el sistema de decisiones del cerebro. A través de decenas de libros y estudios sobre psicología, sociología, ciencia del cerebro, pero también sobre mercados, incluyendo los financieros, aprendiendo todo lo posible sobre ellos y orientándolo todo hacia la entender porque tomamos las decisiones que tomamos.

Así comenzamos, nuestra andadura en el mundo del marketing, y a pesar de que nuestra actividad todavía es menor, ya que el único que está a jornada completa soy yo, la capacidad de aprendizaje de estos dos últimos años fue muy productiva, lo cual nos va a ayudar en las decisiones que vamos a tomar a partir de ahora.”

 

Que queremos hacer en nuestra vida?

Continuar creciendo como personas, entendiendo como pensamos nosotros mismos y los que nos rodean. Demostrar la capacidad que pueden tener las personas, como seres individuales colaborando sin límites, mostrando la verdadera naturaleza humana, que las personas vuelvan a tener su propia capacidad de decisión diferenciadora, asumiendo la responsabilidad de sus propias decisiones sin miedo, aunque lleguemos a equivocarnos. Esto es lo que yo denominaría el marketing real, provocar que las personas sean capaces de tomar las decisiones que les llevarán a consumir esos productos que necesiten, no solo los que otros les ofrecen como “Lo que más le conviene”. Un tipo de marketing centrado no solo en alcanzar un volumen grande, si no pequeños volúmenes de gran calidad, que ayuden realmente a perfeccionar y mejorar los producto.

Acercar otros países y culturas a los negocios locales, no solo por el hecho de abrirles esos nuevos mercados, si no por la parte de valor intangible que les aportará la experiencia y aprendizaje de compartir ideas y negocios con gente de otros países. Acercar a la gente de un país con la de otro, no solo mejora económicamente nuestras vidas, si no que ayudará a crear un mundo estable y más pacífico.“