¡Disfrutemos del camino!

Hasta hace poco no lo sabía, pero quiero dedicarme a la investigación pública, en materia de salud (al estudio de la prevención de enfermedades a través de la dieta).

Estando absolutamente perdido hace 4 años, encontré de casualidad un grupo de investigación que estudiaban los efectos protectores de la dieta mediterránea sobre la salud. Después de dar tumbos durante un año tras acabar la carrera, me enamoró su calidad humana y el ver que el equipo se preocupaba por las personas que allí trabajaban, por encima de los resultados. Sin embargo, aquello me cautivó.

Casi cuatro años después ha surgido en mí el amor por lo desconocido, las ganas de innovar, la curiosidad por encontrar nuevas formas de responder preguntas. Pero todo gracias a un equipo que me demostró que es más importante el cómo estudiamos las cosas (en un buen ambiente, disfrutando cada día del camino) que el qué.

Por eso, con mi vida quiero hacer esto: estudiar lo desconocido, innovar en las aproximaciones (concretamente, desarrollo modelos in vitro con células humanas que simulan las diferentes condiciones de nuestro organismo, para poder testar nuevas herramientas para mejorar la salud), pero dando más importancia a disfrutar del viaje y a cuidar a mis compañeros de estudio.