Gracias a personas como Luna, el proyecto se hizo más grande y más útil. Ella no pudo subirse a la caravana, pero ¡la tuvimos muy presente durante todo el viaje!