“Nadie se espera que un día te levantes y digas: quiero ser escritora. Esa es la razón por la que si lo haces te van a mirar raro y van a creer que es una locura. O lo que es peor, te podrían animar a hacerlo, eso sí, recordándote, que te busques un trabajo serio, que te lo tomes como un hobby.  

Si, finalmente, te lanzas a la piscina y te unes al grupo de los raritos, hazte a la idea de que muchos días tendrás dudas.

La pregunta que me hago casi todos los días es: ¿Qué DEBO hacer con mi vida? Y supongo que la respuesta sería: encontrar un trabajo, independizarme, acabar el máster… Si me preguntan qué es lo que quiero, tampoco sé muy bien qué respondería. Sin embargo, si me imagino un futuro en el que dinero no importara y pudiera elegir lo que quisiera, lo que me hiciera más feliz, me dedicaría solo a escribir. Escribo desde que tengo uso de razón y aunque trato de buscar la estabilidad en otras cosas, solo hay una, una cosa totalmente vocacional, algo que creo que no soy capaz de controlar. Y esa es la narración de historias.

El pasado febrero descubrí un proyecto muy bonito,  llamado “What would you do if you weren’t afraid?” (¿Qué harías si no tuvieras miedo?). Después de algunos días dándole vueltas al asunto, me decidí a escribir una entrada en mi blog sobre esto. Me preguntaba cuál es la razón que nos impide perseguir nuestros sueños. Me di cuenta de que dejar de seguir nuestros sueños por tal de cumplir los de otros o, incluso peor, por habernos rendido, con solo 20 o 30 años, y habernos acostumbrado a desempeñar un trabajo que en realidad no nos gusta, es lo peor que te puede pasar. Nos hace perder nuestra autenticidad.

Me siento afortunada por formar sentirme diferente, por tener mucha curiosidad y querer escribir las 24 horas del día. Pero creo que mi “perfil” no encaja en la sociedad en la que vivimos. No puedo dedicarme a ser bohemia, hasta para eso se necesita dinero. Y si el dinero no es lo que te limita, te limitan muchas otras cosas. Cada vez tengo más claro lo que quiero, pero lo que no tengo  claro es el cómo.

Para mí escribir es un modo de vida. Así que en un futuro idílico y utópico, viviría más cerca de la playa, me despertaría por las mañanas y haría yoga. Después escribiría muchas horas al día, consciente de que lo que hago es productivo y que inspirará a alguien en este mundo. Me iría a dormir feliz. Cuando la gente me preguntara “¿Qué quieres hacer con tu vida?” les respondería “Quiero ser escritora. Y nada más”. Y lo que es más importante, lo haría sin miedo. Las personas que te dicen “no puedes” acostumbran a ser las que tienen más miedo.”

María, sigue escribiendo, sigue luchando por tu sueño porque cuando deseas tanto, el universo conspira para que todo salga bien. Nos ha emocionado tu relato, nos identificamos mucho con él y esperamos que en algún momento del camino, volvamos a encontrarnos, contigo, con tus libros, con tus palabras en papel, en paredes… MUCHO ÁNIMO!!! Te mandamos toda la energía del equipo QQHCTV 🙂

Www.quequiereshacercontuvida.com